¿Qué son las cookies? Uso y administración.

Seguro que más de una vez has aceptado las cookies, sin saber qué son y para qué sirven.

Abres una página y te sale un mensaje del tipo:

Y a continuación, dos opciones: «Aceptar cookies» .

Ya sea por las prisas, porque no le damos importancia o simplemente porque ya se ha convertido en una rutina lo de aceptar las cookies, las aceptamos sin más.

Si te digo que una cookie funciona como un programa-espía ¿Asusta? Un poco si, pero esto no es algo necesariamente negativo, es decir, es cierto que funciona como un programa-espía, pero una cookie no es SPAM, ni un gusano informático, ni un virus extraño… pero aún así, no es algo sin importancia, ocupa muy poco espacio, son enviados por los sitios web, se almacenan en nuestro navegador y obtienen datos de interés sobre nosotros. Almacena información clave para la publicidad en internet y tiene como objetivo «contarles» a las marcas y empresas cómo nos comportamos en internet para colocar anuncios de acuerdo con nuestros gustos e intereses, publicidad personalizada. adaptando el entorno de navegación a las preferencias del usuario.

Tipo de información que puede recabar una cookie:

  • Todo aquello que introduzcamos en un formulario de registro, si nos damos de alta en una web, estos datos se almacenarán en nuestro PC a través de una cookie, de manera que cuando volvemos a entrar a esa web, «recordará» los datos de registro. Si eliminamos la cookie, tendremos que volver a introducir los datos.
  • Nuestra dirección de IP
  • El sistema operativo que utilizamos
  • El navegador web, idioma, configuración, etc.
  • Páginas que hemos visitado anteriormente, tiempo de permanencia, interacciones, …
  • Metadatos
  • etc.

Tipos de cookies

Las cookies pueden ser propias o de terceros, las propias son aquellas que pertenecen a la página web que estamos visitando y la de terceros pertenecen a los anunciantes.

También pueden ser temporales (de sesión) o permanentes, las temporales están operativas mientras esté activa la sesión, por ejemplo en el caso de las cookies de los bancos, en el momento en el que se cierra la sesión, desaparecen de nuestro navegador. Las permanentes se quedan en nuestro navegador y pueden rastrear y permanecer en nuestro PC, por decirlo de alguna manera, durante años, son las que debemos eliminar de nuestro navegador manualmente y de manera periódica.

Las hay que sirven, sólo, para mejorar la navegación en función de nuestro navegador y su configuración. Y las de tipo técnico que permiten controlar el tráfico, identificar usuarios, etc.

Una sola cookie puede ser de todos los tipos al mismo tiempo.

Todas las páginas tienen la obligación de informar sobre el uso de las cookies, y muchas de ellas obligan a aceptarlas si queremos navegar por su sitio, pero existen maneras de desactivarlas y bloquearlas desde el navegador. Aunque no es lo recomendable:

  • Pueden ser de gran ayuda para mejorar nuestra experiencia en internet, creando un perfil de usuario y evitando que tengamos que rellenar formularios, contraseñas e interminables hojas de contacto una y otra vez.
  • Ayuda a que las páginas se carguen más rápido, ya que mucha información del sitio web se almacena en el cache y no tiene que volver a recargarla.
  • Te permite navegar más fácilmente por la web

Entonces, ¿las cookies son peligrosas?:

Las cookies son un arma de doble filo, y su «peligrosidad» se mueve en torno a la protección de datos, por un lado, como hemos visto facilita la navegación, pero por el otro puede hacernos sentir cierta inseguridad, que nos lleva a un bloqueo parcial o total de las cookies, o directamente eliminarlas. Pero debemos tener claro que los datos que conserva una cookie, y que seguramente más nos preocupa, son los datos de tipo personal, y se almacenan ahí porque nosotros se las hemos facilitado, la cookie por si sola, no nos puede espiar. Para nuestra «tranquilidad» la directiva europea sobre la protección de datos obliga a los administradores web a mostrar una mayor transparencia en lo que respecta al tratamiento de cookies (RGPD). Pero si tenemos alguna duda, si vemos que el sitio web no nos ofrece garantías, lo mejor es mantener el escepticismo y desactivar las cookies que contenga.

Para gestionar y configurar las cookies en:

Google Chrome

Primero entramos en «Personaliza y controla Google Chrome«, desde la parte superior derecha , a continuación accedemos a Configuración y luego «Privacidad y Seguridad» , desde este lugar podemos activar y desactivar las opciones relacionadas con las cookies.

Microsoft Edge

Primero entramos en «Configuración y más«, desde la parte superior derecha , a continuación Configuración y luego vamos a «Privacidad y servicios«, desde aquí podremos realizar todas las modificaciones necesarias, «Prevención de seguimiento«, «Borrar datos de seguimiento» y «Privacidad«

Firefox

Primero entramos en «Abrir menú«, desde la parte superior derecha , a continuación Opciones y luego en «Privacidad & Seguridad», desde aquí podremos realizar todas las modificaciones necesarias, «Protección contra el rastreo mejorada«, «Cookies y datos del sitio«


¿Preparas el ACTIC?
Continúa tu formación con los Cuestionarios ACTIC
Campus e-SOLUCIONES-tic


 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: