La gripe

En la Revue habdomadaire  el doctor Chaufford, de París, ha expuesto sobre esta insidiosa enfermedad algunas consideraciones dignas de ser conocidas.

Hace notar la singularidad de esa enfermedad epidémica, cuyo recuerdo histórico se pierde en época determinadas, hasta creerse desaparecida, para reaparecer inopinadamente, como ha sucedido ahora.

Observa también, ahora la prodigiosa extensión que adquiere, propagándose por todos los países y mereciendo, por esto, el calificativo de pandemia, con que se la clasifica.

Recuerda muy particularmente las epidemias gripales de los siglos XVI y XVII y la del año 1889, que tantos estragos hizo en la capital de Francia.

¿De dónde ha venido la gripe? pregunta, y os hace justicia de no echarnos el muerto, rechazando la propiedad del sambenito Grippe espagnole, con que nos han favorecidos sus compatriotas, afirmando que, antes de llegar a España, se había señalado en Alemania y Francia, en tanto que, a mediados de Mayo último, dio el grito de alarma, anunciando una invasión gripal parecida a la de 1889-90, por haber observado en los Hospitales de París una serie de casos que no dejaban lugar a dudas.

Recuerda que nuestros antepasados observaron en epidemias anteriores que la gripe se propaga generalmente de Norte a Sur y de Este a oeste, de modo que España ha sido, no un punto de partida, sino un punto de tránsito.

Señala las curiosas analogías entre la pandemia gripal de 1989 y la de 1918, derivada de las extraordinarias aglomeraciones de extranjeros, entonces con motivo de la Exposición Universal y ahora con motivo de la guerra. esta analogía le parece algo más que una simple coincidencia.

Sea como fuere, no hay duda que la excesiva aglomeración de gentes es terreno abonado para la infección gripal, y en tanto se considera esta relacionada con la acumulación de tropas, en cuanto no falta quien supone una de tatas formas de lo que se ha convenido a llamar la fiebre de las trincheras. Cita el informe del médico jefe de los ejércitos alemanes, según el cual calcula en ciento ochenta mil el número de soldados germanos enfermos de gripe. Y no cita la estadística aliada, y menos la francesa, por patriotismo; pero allá se irán entrambas.

Luego pregunta: ¿Cómo se explica la actual gripe?¿Es una simple exaltación de virulencia de los gérmenes atenuados, pero siempre presentes, de la epidemia anterior?¿Se trata, por el contrario, de una nueva aportación, de una reinfección? Califica de dudosos estos problemas, pues la patogénesis de la gripe es muy obscura.

También se ocupa del contagio de la gripe por transmisión interhumana, esto es, de persona a persona, así como de la inmunidad que la gripe proporciona, haciendo contar el hecho de que los individuos de alguna edad que vivieron durante epidemias anteriores han sido menos atacados en la actual, citando el ejemplo de ancianos de Bicetre, en el que sólo se registraron dos casos de gripe, mientras que, entre quinientos enfermeros y enfermeras, todos jóvenes, hubo cuarenta. Admite, además, cierta inmunidad, aunque muy efímera, respecto a la primera infancia.

Finalmente, supone que la gripe es una enfermedad microbiana. ¿Cuál es ese microbio? Apunta el neumococo, el estrepiococo y el cocobacilo de Pfeiffer. Se refiere a los experimentos de Nicolle y Letally, en el instituto Pasteur, que dice que han demostrado que las expectoraciones de enfermos de gripe, recogidas durante el período agudo, son virulentas y pueden producir, en ciertas especies de simios, la gripe por inoculación conjuntural o nasal, y en el hombre pueden producir una gripe experimental con inyecciones subcutáneas.

En resumen, no le parece esas cuestiones resueltas todavía.

Tocante a profilaxis de la gripe indica el buen éxito de algunas vacunas; pero confiesa que no se puede cantar victoria, pues esta sólo se alcanza al precio de gran perseverancia y muchos dolores.

La Hormiga de Oro. 6/9/1919. Página 20

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: