El uso de las TIC en la búsqueda de empleo y el reclutamiento de personal del s. XXI

Es evidente que con la aparición de Internet en 1994, el uso de las TIC se ha desarrollado en muchos ámbitos. Uno de ellos, el que nos ocupa, ha evolucionado a pasos agigantados.

Hace 16 años buscar trabajo a través de Internet era muy parecido a buscar ofertas a través de la prensa; no dejábamos de ser usuarios pasivos delante de la pantalla de un ordenador. Actualmente, en el año 2010, somos usuarios con capacidad propia para interactuar con la web. Ya no somos simples espectadores, ahora somos los protagonistas absolutos.

Pero, ¿qué ofrece Internet a las personas que buscan empleo?, ¿qué oportunidades les brinda? Y de forma paralela, ¿qué ofrece Internet a las empresas?, ¿qué garantía les ofrece de conseguir seleccionar al/a la mejor candidato/a?. Es innegable que Internet es el canal de búsqueda de empleo más potente y el que más información nos puede ofrecer sin movernos de casa. Internet es un kit de recursos interactivos que nos facilita mucho «el trabajo de buscar trabajo», nos ofrece la oportunidad de dar rienda suelta a nuestra imaginación a la hora de crear nuestro propio curriculum vitae, y la forma en la que queremos presentarlo a la empresa, sin perder de vista el tiempo que dedicamos a actualizar nuestros datos de forma digital. Visto de esta manera podría parecer que la inversión necesaria para llevar a cabo esta forma de buscar empleo es muy elevada, pero en realidad no es así, ya que no es necesario tener un PC en casa o conexión a Internet, sino que puedes contar con estos recursos en muchos servicios y entidades públicas de forma gratuita, como son las bibliotecas, los centros cívicos, los espacios Wi-fi, etc. O pagando un coste mínimo en otros centros privados como son los locutorios. ¿Quién iba a imaginar hace 16 años que podríamos presentar nuestra candidatura en formato vídeo? Y ¿realizar una entrevista a través de una mini cámara insertada en la pantalla de nuestro ordenador? Apenas dos décadas han servido para hacer un cambio importante en la búsqueda de empleo que también ha exigido un cambio en nuestra mentalidad y en la forma de entender ciertas cosas. Un ejemplo claro es el del trabajo desde casa: hasta hace muy poco, trabajar desde casa significaba montar piezas minúsculas de forma manual, coser a máquina, etc. pero en estos momentos es posible montar nuestra propia oficina virtual en casa o simplemente tengamos la opción de realizar el trabajo desde nuestro PC sin pasar por la empresa, gracias a las TIC.

Otra de las ventajas que encontramos en las TIC como canal de búsqueda de empleo y/o de reclutamiento de candidatos, es el factor de la movilidad laboral. Una misma oferta publicada en la red puede ser consultada por cualquier persona y en cualquier parte del mundo. Este hecho, que a primera vista es de lo más natural en la actualidad, era impensable hace unos años. No sólo por su mínimo coste económico, sino por el gran alcance que tiene a nivel mundial. Nuestra empresa puede ser conocida en todo el mundo y lo mejor es que podemos acceder a candidatos de cualquier rincón de la Tierra sin movernos de la oficina.

Pero, ¿qué inversión han hecho las empresas para acercarse a esta nueva manera de trabajar? Así como las personas candidatas han tenido que apuntarse al carro de las TIC, las empresas han tenido que emplear recursos para no perder el tren de las Tecnologías de la Información. Si ojeamos los anuncios que salen publicados en prensa nos podremos dar cuenta que de forma anecdótica aún podemos encontrar empresas que piden que enviemos el curriculum vitae a un apartado de correos con sello y sobre de los de antes. Es curioso que los jóvenes de hoy en día asocien la palabra correo, en la mayoría de los casos, a una herramienta informática como es el correo electrónico y no al papel, que ha perdido cada vez más importancia para ceder su trono a la banda ancha.

Pero las TIC también tienen su parte oscura, ¿qué pasa con todas aquellas personas que no las saben utilizar? Y ¿qué pasa con aquellas empresas que no le han dedicado el tiempo que éstas exigen? Aquí aparece una nueva terminología «la alfabetización digital». Cuando todos pensábamos que los analfabetos eran aquellos que no sabían leer o escribir, aparece con fuerza una gran masa de ciudadanos analfabetos digitales. Tanto los/as candidatos/as como los/as empresarios/as han buscado sus métodos de supervivencia en el caso de ser analfabetos digitales.
He aquí donde volvemos a recuperar los canales de búsqueda de trabajo y reclutamiento de candidatos/as tradicionales. En la actualidad podemos seguir contando con los mismos canales de siempre: la prensa (también la radio y la TV), la autocandidatura, los contactos, la oficinas de empleo, las entidades locales, la empresas privadas, los gremios, los sindicatos, etc. sin olvidar que todos ellos también tienen sus ofertas publicadas en Internet.

Haremos hincapié en dos de estos canales: la autocandidatura y los contactos
.

Respecto a la autocandidatura, como método tradicional, siempre ha dado buenos resultados pero, al igual que los demás canales, éste ha evolucionado con las TIC. Hace algunos años escogías un polígono industrial y repartías a diestro y siniestro tu curriculum vitae por todas las empresas. ¿Qué pasa hoy en día? En estos momentos las empresas están saturadas por la cantidad de papel que acumulan todos los días gracias a los curriculum vitae, estamos en crisis y muchas de las personas que antes utilizaban éste método se han lanzado a utilizarlo de nuevo masivamente. No hay que descartar la autocandidatura, pero sí afinar más creando un listado de empresas personalizado y ajustado a nuestra realidad y disponer de tiempo para ir a repartir nuestro curriculum vitae a las empresas de nuestra lista. Hasta aquí podemos recordar la autocandidatura tradicional, pero su evolución nos lleva a la posibilidad de enviar el currículum por correo electrónico, previo contacto telefónico o no con la empresa, a insertar el currículum en la web de la empresa o buscar su presencia en alguna de las redes sociales y conocer qué necesidades tiene.

Y ¿los contactos? Éste es uno de los canales estrella por excelencia. En la actualidad más del 50% de las personas siguen encontrando trabajo a través de este canal. Un buen contacto es un buen seguro para lograr un trabajo, pero ¿qué queremos decir con «un buen contacto»? no nos referimos al «enchufismo», sino al saber movernos entre la gente que se mueve en el sector laboral que nos interesa, el crear una red de contactos de la que podamos contar en caso de necesidad. Los contactos ya no son sólo los amigos, familiares y excompañeros de trabajo, sino que podemos ir forjando nuestra red con más gente que también está interesada en el mismo sector que nosotros o gente que conoce a gente y nos la puede presentar, etc. Una manera fácil de conseguir todo esto es a través de las redes sociales, el networking o red de contactos, fortalecida gracias a los contactos hechos en la red. Aquí nos podríamos expandir y hablar sobre algunas de las redes que más se utilizan en España hoy en día, como son Xing, Viadeo, Linkedin y Facebook, aunque esto podría cambiar en un tiempo indeterminado, he ahí el atractivo de Internet.

A modo de conclusión, los canales de búsqueda de empleo y métodos de reclutamiento de personal que actualmente se están utilizando, no son diferentes de los de hace 20 años, pero eso sí, han evolucionado gracias a las TIC obligándonos a conocer todo un mundo lleno de opciones y posibilidades como es Internet, ese trocito de universo que nos va a acompañar y a permitir un aprendizaje continuado durante toda nuestra vida.

Por Aurora Moncho Almiñana. Rut Guardado Romero. Técnicas de Intermediación Laboral de Vapor Llonch, fàbrica d’oportunitats. Treball, Formació, Indústria i Innovació de l’Ajuntament de Sabadell. Promoció Econòmica de Sabadell SL (20/09/2010) en Educaweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: